Estos pequeños retablos con temas bíblicos son mis Temas Nobles. Me ayudan a definir lo que soy: un artista sudamericano barroco tardío, una especie de caricatura de Antonio Francisco Lisboa, escultor brasileño del siglo XVIII conocido como el Aleijadinho (del portugués el “Lisiadito”) infectado con otra lepra: en mi caso la posmodernidad.